Excesivos Yos

Yo. Yo. Yo…están por todas partes. No paran.
Está el yo del exprofesor, el yo del jubilado.
El yo del obrero, el yo del paleta y hasta el yo del paleto.
No hablemos del yo del político, ni del yo cultureta
y menos del yo sabelotodo.
Yo sé. Yo hago. Yo quiero. Yo tengo. Yo digo
Yo entiendo y hasta yo… gratis.
Nos iría a todos un poco mejor si esos desmesurados Yos
fueran un poco más tú, más él, más ella y, sobre todo, más ellos y ustedes.
Y de sobrarles aún tiempo, fuesen a merendar tranquilitos, a dar un paseo que, por cierto, es muy sano.

Microtextos AndYpé